El Seckthor Azul

El Seckthor Azul

domingo, 6 de julio de 2014

El Sexo que nos atrae



¿Es la atracción sexual una mera cuestión de gustos personales o es un imperativo biológico?

El "sex appeal" tiene muchos más ingredientes que la mera apariencia física. La atracción se apoya en la vista, en el olor o en pequeñas y sutiles señales como la voz y el movimiento de las parejas potenciales.



Por suerte, no a todos nos gusta el mismo tipo de personas. La belleza es subjetiva y quien resulta atractivo para algunos puede resultar indiferente para otros. Esto no quiere decir que no haya gente guapa y fea, que la hay, lo que ocurre es que el físico no es el único componente que configura el atractivo sexual de una persona.

Todos nos hemos sentido atraídos por alguien que, sin ser especialmente guapo, tenía carisma, era interesante, gracioso o, sencillamente, nos ponía, sin saber por qué. Pero todo tiene una explicación, a buen seguro el susodicho cumplía uno o varios de estos cuatro componentes del atractivo sexual.

El atractivo viene marcado por unas pautas más o menos comunes, a los hombres nos gustan las mujeres con grandes pechos, cintura estrecha y buenas nalgas, labios grandes, mandíbula pequeña y barbilla estrecha. A las mujeres les gustan los hombres con mandíbulas pronunciadas, pómulos bien marcados y un peso correcto. Y no hay nada que hacer contra esto: biológicamente hablando nos gustan las personas con buenos genes, y es el aspecto de las personas que cumplen esos requisitos el que nos gusta, aunque no nos paremos a pensarlo.

Hay personas que no son especialmente guapas pero tienen “algo” que les hace atractivas. Ese “algo”, ya sea la forma de andar, de reír o de gesticular, es lo que se llama “atractivo dinámico” y nos sirve para expresar nuestras emociones y mostrar nuestra personalidad al mundo, como bien define la RAE, la “especial capacidad de algunas personas para atraer o fascinar” luego las circunstancias personales de cada cual hacen que este cóctel pre-diseñado por genética animal se cumpla en mayor o menor medida.

Yo siempre he sido de los que se sienten más atraídos por ese “algo” que por la belleza en sí, todo y que reconozco que el primer contacto y selección siempre es por el ojo, es así, la vista es el primer sentido que nos hace sentir atracción por el género contrario, después… la esencia personal, ese “algo” empieza a trabajar. Siempre recordando que el instinto sexual es inherente al ser humano, es un instinto animal y primitivo que hasta el más casto posee, somos de todos los animales los únicos que practicamos sexo por placer, pobres de los que no lo entiendan así, reprimir ese instinto primitivo es ir contra natura. Saber diferenciar los sentimientos del deseo es algo que muchas personas no logran y con el tiempo se nota en las parejas, que te atraiga sexualmente para nada implica amor. Reconocerlo, asumirlo y disfrutarlo, por suerte, es algo que cada vez escandaliza menos. Personalmente creo mas en la ley de la atracción que en los lazos sentimentales.



“Tenemos una edad como para no andar guardándonos las ganas”


Sexo en Azul
Instinto Azul




INTERESANTE